¡Y se montó el tablao!

Paquita Tiritas

Trabajando en el Hospital General de Alicante con Pilidora Comprimida nos encontramos en neurología a Javi de 13 años, ingresado por crisis epilépticas. Cuando lo vemos por el pasillo parece tranquilo, es un chicarrón bien grandote casi con bigote y con una voz ronca y grave.

Bromeamos de lejos con él, nuestras payasas caen rendidas a sus pies y le preguntamos si tiene novia. El nos sonríe y parece que entra en nuestro juego, pero conforme nos acercamos a él se pone a chillar espantadísimo con ese pedazo vozarrón y se mete corriendo en su habitación. Nosotras no entendemos nada. De repente aquel chico grandote parece un niño pequeño asustado.

Dejamos pasar un tiempo y nos acercamos a su habitación: Javi está tumbado en la cama y su madre amorosa tumbada a su lado lo rodea con sus brazos, bueno, intenta abarcar ese metro ochenta de hijo que tiene.  Cuando nos ve, nos sonríe, pero de repente como asustado se pone a chillar otra vez. Su madre intenta calmarlo, le acaricia la cabeza y se ríe, como quitando importancia a la reacción de su hijo. Nosotras  guitarra en mano comenzamos a cantar una suave canción y hacer pompitas de jabón. Su actitud vuelve a cambiar de forma radical comienza a jugar con las pompas y a sonreír.  Hablamos con él, se ríe con nuestras bromas y todo funciona bien. Javi nos muestra su niño pequeño feliz!

A la semana siguiente el Enfermero Teo Mómetro y yo nos encontramos de nuevo con Javi, esta vez no chilla cuando nos ve, está jugando por el pasillo sentado en una silla de ruedas y es él el que se acerca a nosotros. Nos pide que le toquemos la guitarra. Teomómetro se arranca por “soleá” y Paquita Tirita a bailar la mar de farruquita. Javi acompaña con las palmas y las enfermeras se acercan a ver qué pasa y también acaban dando palmas y entre risas y fandangos se monta el tablao.

Susana Giner (Paquita Tirita)

Anuncios

8 pensamientos en “¡Y se montó el tablao!

  1. Hola,
    Soy madre de dos hijas ya mayores y en parte por eso, cada vez que leo una de vuestras historias, no puedo dejar de emocionarme con ellas!! Aunque realmente pienso que da igual que seamos madres o padres, hermanos o hermanas, hijos o hijas, a todos nos gustaría que en un momento así alguien aliviara nuestros pesares. Cada una de vuestras historias abre una ventanita en mi corazón, unas son ventanas de aire fresco, otras de ingenuidad, otras de solidaridad y todas ellas nos demuestran la grandeza de vuestro trabajo. Os admiro y desde aquí os ánimo a continuar con esta gran labor !!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: