Su caja de risas nos hizo felices

PayaSOSpital_Quique.jpg

Doc Tornillo (Quique Montoya)

Carolina es una niña negrita de cinco años, con un tumor en el pulmón. Hasta ahora, siempre que íbamos a verla, nos había mirado atentamente, pero sin más reacción. Un día que fuimos a visitarla en la UCI conseguimos hacerla reír. Era la tercera vez que la visitábamos. Ese día estaba con su mamá, y la encontramos viendo un video de Dora, la exploradora. Mi compañera, la Doctora Pili Dora (Paqui Noguera) no sabía quién era la tal Dora, la exploradora. Entre la explicación del Doc Tornillo (mi payaso) y las risas de la madre, Carolina abrió su caja de risas y nos hizo felices a todos.

Al mes siguiente, cuando fuimos a la UCI a ver a Carolina, los miembros del equipo sanitario nos dijeron que en ese momento estaban probando con ella una nueva máquina de respiración y que no podíamos entrar en su habitación para verla. No obstante, nos rogaron por favor que volviéramos más tarde ya que se habían dado cuenta que nuestra visita le hacía mucho bien. Así que cuando volvimos, fuimos a verla y la pequeña siguió riendo como la semana pasada, lo cual nos reconfortó gratamente.

¡Gracias por tus risas, Carolina! ¡Gracias por tu complicidad, mamá de Carolina! ¡Y gracias por tu sensibilidad, estimado equipo sanitario de la UCI!

¡Hermoso trabajo el del payaso de hospital!

Quique Montoya (Doc Tornillo)

Menudo cambio

Doc Tornillo (Quique Montoya)

Doc Tornillo (Quique Montoya)

En una habitación de la unidad de oncología del hospital General de Alicante, hay un niño que se llama Sebastián que tiene 3 años. Ese día trabajaba con Pilidora Comprimida (Paqui Noguera) y cuando llegamos a la puerta de su cuarto, sus papás nos comentaron que tenía mucho miedo a los payasos. Parece ser que en una fiesta de cumpleaños de un amigo suyo, vio a uno que no le gustó nada (debió ser alguna persona “disfrazada” de payaso sin idea del oficio), y desde entonces no soporta ver a ninguno.

Con esta información de primera mano, tomamos nuestras precauciones. Poquito a poco, desde la ventana de su cuarto, nos lo fuimos ganando llamando su atención haciéndole pompas de jabón y jugando con nuestros títeres, ante el asombro de los padres. Hasta tal punto, que nos dijeron que se van a hacer socios. Menudo cambio.

¡Viva la magia de la transformación!

Quique Montoya (Doc Tornillo)

Nos quedamos con la boca abierta

Quique Montoya (Doc Tornillo)

Quique Montoya (Doc Tornillo)

Cuando acudíamos al Hospital de San Juan de Alicante, visitábamos la Unidad Hospitalaria de Trastornos Alimentarios (UHTA). Después de hablar con la psicóloga para obtener su consentimiento y saber cómo estaban ese día las jóvenes hospitalizadas, entrábamos a la unidad. Allí estaban ingresadas las niñas, adolescentes y jóvenes con anorexia y bulimia principalmente.

Una mañana iba con el enfermero Teo Mómetro (Pantxi Coves) y nos llevamos una bonita sorpresa con Verónica, de 16 años. Cuando llegamos estaba acostada en la cama y con la cabeza tapada por la sábana. Como otras veces, entramos en el servicio tocando la guitarra y de repente, desde el pasillo vemos a Verónica cómo se destapa y se levanta con alegría. Genial.

Pero eso no fue todo. Una vez reunidas todas en la sala multiusos les hicimos una improvisación musical, y al acabar, la joven sin titubear nos pide la guitarra. No lo sabíamos, pero estudia piano en el conservatorio de música. Con la voz un poco rota nos canta una canción preciosa que habla de volar y fundirse con las nubes. Nos quedamos todos con la boca abierta.

Quique Montoya (Doc Tornilllo)

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.